Black Mirror más que una la serie.

La serie Black mirror, siempre se caracterizó por generar historias donde nos mostraban las consecuencias más oscuras de la tecnología. La serie nos plantea, de una manera artística, un futuro hostil en convivencia con la innovación tecnológica. Pero en su tercera temporada nos sorprende dando una luz de esperanza, y dejando de lado su pensamiento neoapocalíptico, nos encontramos con un capitulo donde la tecnología en acuerdo con el amor derrumba obstáculos religiosos, morales y físicos. Pero para una mejor apreciación de conceptos, analizaré ambos capítulos por separados.

En el primer capítulo de la tercer temporada llamado “Nosedive” encontramos a priori el concepto de Wolton: soledad interactiva, esto “se ve, en palabras del autor “en la obsesión creciente de muchos por estar siempre localizables”, nos encontramos ante una sociedad que no para de estar conectada, Lacie, el personaje principal es una de los cuales está atrapado en esta cultura hiperconectada, donde la interacción con el otro nos define nuestra identidad, pero al final , “siempre llega el momento en que es preciso apagar las máquinas y hablar con alguien” (Woltón). Volviendo a la idea de “soledad interactiva”, la trama de este capítulo transcurre en la idea misma de que no somos nada sin la aprobación de otro, en tanto mi jerarquía socioeconómica depende de ello. En la historia, el personaje sale de sistema cuando deja que de importarle “el qué dirán”, deja de sumar likes y esto es un viaje de ida al aislamiento social, pero en cierta paradoja es la puerta a la libertad. Sin dudas este capítulo muestra la idea de Utopía de Wolton, donde la igualdad y la libertad están a la hora del día, pero realmente como bien dice la palabra, es pura utopía, en Nosedive al final todos son esclavos de esa cultura de “bienestar”, de “felicidad” de “quedar bien con el otro”, es una sociedad dominada y clasista, donde quien no tiene puntos, no tiene nada, no puede vivir con el resto.  En resumen, este es un capitulo desde la mirada de Scolari, podría ser catalogado como neoapocalipticos, concepto por demás interesante, el autor plantea que existen aquellos pensadores neoapocalipticos quienes“consideran a la tecnología como una fuerza oscura y maligna”

Mientras la serie plantea esta mirada oscura, de la vereda de enfrente al primer capítulo nos encontramos con el cuarto San Junipero, sin dudas el episodio más neointegrado de todos, pues muestra las consecuencias positivas de la tecnología, tomándola a esta como salvadora, desde una mirada filosófica, podríamos plantear que en este caso nos salva de uno de los hechos que aterroriza a gran parte de la humanidad, la muerte. Este capítulo refleja lo que en su momento Scolari escribió “muchos discursos sobre internet se basan en las descripciones bíblicas del paraíso”, podríamos ver este paraíso  en el mundo cibernético donde los personajes elijen pasar la eternidad, sería algo así como un paraíso de ceros y unos.

Ambos capítulos tienen a la tecnología como punto de partida, pero sus recorridos en la historia son totalmente opuestos, marcando quizás, la eterna batalla entre neoapocalipticos y neointegrados. El tiempo, sobretodo en el San Junípero, va en una vía paralela, atraviesa a los personales, pero no camina el mismo sendero, ni al mismo ritmo. San Junipero refleja la necesidad constante del ser: añorar al pasado, como una adolescente que persigue a su amor platónico; la nostalgia, sentimiento que todo ser humano ha experimentado, lo pasado siempre fue mejor. Pero por otro lado tenemos el capítulo “Nosedive”, que a pensar de su mirada pesimista podríamos darle la derecha a la idea de que vivimos en un juego de roles, donde buscamos la aprobación de otro ser humano a quien le damos  la autoridad de marcar y crear nuestra propia identidad. Este episodio es interesante, porque si bien todo transcurre en un futuro que parece lejano (en cuanto aún no contamos con gran parte de la tecnología que se muestra en él), cada sentimiento es tal actual como el sol que se refleja en mi ventana, la aprobación, el rechazo, la desigualdad social, la lucha contra las autoridades, la exclusión, etc. Cada sentimiento/ ideología que se ve en ese capítulo (de manera exagerada por ser ficción) está ocurriendo en este mismo momento.

Debemos encontrar un estatus quo entre ambas miradas, no existe lo bueno y lo malo cuando de innovación se trata. Desde los comienzos  la humanidad  transformó su entorno bajo un sólo lema: supervivencia. Pensemos en el descubrimiento del fuego, un elemento clave para el hombre, el fuego alimenta, abriga, da luz, pero también mata, con esta última característica podemos reflexionar sobre lo que tanto asusta a los pensadores: ¿la tecnología es buena y es mala?, la respuesta a la primer pregunta se encuentra en la resolución de esta segunda: ¿en manos de quién será utilizada?;  volviendo al ejemplo del fuego, podemos usarlo con objetivos “buenos” (o moralmente aceptados) como calentarnos por las noches, alejar a los animales, pero también podemos matar con él, ahora bien, el concepto de quitar la vida a otro ser podría ser considerado a priori “malo” (amoral) , pero aquí se plantea algo aún más interesante, cuándo lo “malo” se transforma en “bueno”,  cuando matar es sinónimo de libertad, justicia, etc. Matar no siempre es a un otro, puede ser mi propio yo, es lo que plantea el cuarto capítulo, la eutanasia, un elemento que aún hoy tiene un vacío legal y moral, ¿acaso muero o acaso vivo? En la ficción notamos una elección de vida diferente a la que todos conocemos, un paraíso digital, donde existe la eterna juventud, donde puedo vivir en esa época que tanto añoro, ¿qué tan falso es?, podríamos seguir teniendo reflexiones existencialistas al respecto navegando desde mirada teológica hasta una más científica. Pero volviendo a Scolari, y tomando en cuenta ambos capítulos y su reflexión sobre las etapas que toda tecnología atraviesa: innovación, invención, adopción, podríamos decir que aún hay parte de la sociedad que está en las primeras, y otros en la tercera, desde ya, los nativos digitales se encuentran en ella, pero parece ser que el miedo a lo nuevo es una característica del ser humano y por tanto atravesaremos siempre las etapas, pues nunca dejaremos de crear.

Leave a reply